¿Por què leo y para què?

Por: RAFAEL RATTIA

Leer también es, ensanchar los campos de relación entre los elementos que se implican y están concernidos en el proceso de aprehensión y comprensión intelectual. Vamos leyendo y los signos y símbolos que vamos incorporando a nuestro capital gnoseológico y cultural establecen insospechadas conexiones intangibles de interacción y relacionamiento de esos factores lingüísticos y  categoriales que constituyen la nueva ecología sociosemàntica que va configurando la lectura en tanto experiencia espiritual de primerísimo orden para la sobrevivencia de la especie sapiente. Leo para romper la madeja inextricable de lo real enajenante. Leo para subvertir un cierto orden simbólico instituido y deliberadamente pre constituido que legitima y profesa apología de la razón instrumental. Mientras voy leyendo me hago consciente de un indetenible proceso de crecimiento arborescente en el cual las hojas y ramas del árbol del saber se expande y crece cual verde follaje en el abigarrado bosque de símbolos, nociones, conceptos y categorías. Leyendo me desidentifico con el logos constituido por el poder que instaura la razón oficial y me embarco en la navis lecturalia de la razón otra del nuevo metàlogo.

Anuncios